domingo, 2 de febrero de 2014

¿Cuál es el peor beso?



Ayer, como cada noche después del salir del trabajo, fui hasta la cervecería que está cerca de mi casa. Cuando llegué dije:
-  ¡Manolo!, ponme una clarita de limón y una tapita de callos.
(Nadie me puso nada porque el camarero no se llamaba Manolo, sino Paco).Bueno,: después de 15 minutos y una mirada como de desprecio, Paco me preguntó:
- ¿Qué desea caballero?


Después de pedir, intenté evitar el contacto visual con el camarero porque me daba mal Karma, y me puse a mirar para una esquina donde había una pareja hetero (algo más común de ver desde que gobierna Gallardón). De repente empezaron a besarse.Yo al principio intenté no prestarles mucha atención, pero el canalillo de la camisa de la chiquilla y el ruido que hacían me lo impidieron. Parecía como si estuvieran chupando las patinas de unas nécoras. Eran besos de mucho amor, de esos en plan Pasión de Gavilanes. De hecho, ella fue al servicio, salió y volvieron al tema. Sin ningún tipo de pudor.
Yo empecé a mirarlos con nostalgia y pensé, seguro que esta parejita lleva poco tiempo. ¡Ayyyy!, ¡Qué bonito es al principio!, cuando tus labios son como su chupete y tu espalda ese lugar de desahogo donde clava sus uñas con tanta pasión.
¡Qué pena que esos momentos se acaben tan rápido! Con el paso de los meses todo cambia.  Lo único que te clava en la espalda es su mirada cada vez que no te cambies calzoncillos, mientas que los besos hay que robarlos, convirtiéndose en espaciados, fríos y sin testigos. Le molesta cuando la besas delante de sus amigas. Yo entiendo que en privado se hagan cosas como hacer “popo” o cortarse las uñas de los pies, ¡pero un beso!, ¡joder no resulta tan desagradable! Luego llega el momento en el que te de un pico cuando la recoges en algún sitio. Pero si esta con sus amigas, el piquito se convierte en un beso en la mejilla, como si fueras su prima de Cuenca. Y para besos en la mejilla, ya están los de las madres, que como ellas, ya no besa nadie. Para mí los besos más sinceros y cariñosos son los que me da mi perrita Lupi cuando le enseño una salchicha. ¡Ojala fuera tan sencillo conseguir un beso de mi pareja! Cuando en privado, le enseño mi salchicha, ella siempre mira para otro lado y le dan arcadas que le impiden besarme.
Estaréis de acuerdo conmigo que cuando una relación se acaba se nota en los besos. Un beso dice mucho. Y, ¿sabéis cuál es el peor beso? El último.


Un abrazo,
Rato Raro

6 comentarios:

Mandarica dijo...

A veces el último no es el peor porque no sabes que es el último. Los peores son los que te dan por cumplir cuando tú sabes perfectamente que desearían mandarte a la mierda xddd! Biquiños!

Tomate dijo...

Pero alma de cántaro, para que le llamas por su nombre, hay que decirles "jefe" de toda la vida, así no hay confusión xD
jajaja si es que los perros son los mejores!
Bueno no te creas, a veces el último beso no es el peor, sobre todo si estás hasta los lereles xDD
Besos

Rato Raro dijo...

Bueno Mandarica, a mi no importaría que besara alguana que otra chica, aún que sólo fuera por cumplir :)

Tomate, lo que pasa es que a veces quiero ir de guay y ya ves...Lo de "jefe" no fallaría.

Visto bajo tu punto de vista, el último beso puede ser el mejor.

Un abrazo,

Rato Raro

jaramos.g dijo...

Sí, debe ser el más triste ese último beso. Supongo que otro día (¡cuándo!) hablarás del beso de Judas. Me ha gustado este artículo, nuevo y viejo ya (tiene tantos días como mi ausencia por estos pagos); me ha gustado tanto como todos los que te vengo leyendo. Salud(os).

Unknown dijo...

y cuando escribes sobre miiiiiiiiiiiiii????????'

pinkiwinki dijo...

... hola hola...